Tecnología para los negocios - Big Data: tendencias de futuro que afectarán a la economía

Big Data: tendencias de futuro que afectarán a la economía

El Big Data ha llegado para quedarse, y más de tres cuartas partes de las grandes organizaciones mundiales han invertido o lo harán en los próximos años para tener una mejor gestión de la información. El impacto económico y social que supondrá será un impulso para el crecimiento de todos los sectores, y también para un mayor bienestar de los ciudadanos.

Tras la eclosión y consolidación de la conocida como Sociedad de la Información, los últimos años nos han mostrado como los datos pueden tener mucho valor. La información es la base del Big Data, que consiste en el almacenamiento de grandes cantidades de datos y a los procedimientos usados para encontrar patrones repetitivos, clasificarlos, filtrarlos y utilizarlos para alguna actividad profesional.

Las empresas tecnológicas más fuertes del mundo como Google o Facebook, por poner dos de los ejemplos más claros, basan en la obtención de datos de los usuarios gran parte de su negocio. Hoy en día, las compañías con sede en el estado de California podrían relatar con facilidad nuestros principales gustos, aficiones o rutinas diarias gracias a la información constante que recaban gracias a nuestra actividad en la red.

También algunos de los principales escándalos políticos de los últimos años han tenido como epicentro a los datos confidenciales, como ocurrió con los documentos vertidos por Wikileaks desde el año 2010 o, en 2013, con los documentos clasificados de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos publicados por el ex empleado de la CIA Edward Snowden.

La información, los datos, tienen cada vez más valor, y la tendencia para los próximos años es que la protección de las empresas para tener a buen recaudo su información siga en alza. Como activo, se presume que en los próximos años el Big Data tenga una afectación directa en la economía local y global pero, ¿de qué forma?

Fuente: Worldwide Big Data Technology and Services 2014-2018 Forecast (IDC)

Un activo para la empresa y la sociedad

El Big Data, como decíamos, ya es un activo que forma parte de miles de empresas en todo el mundo. Manejar un gran volumen de datos, que además varían y se modifican de forma constantes o proceden de múltiples fuentes, requiere un control exhaustivo que sólo la tecnología permite.

Las afectaciones son múltiples en clave económica. En primer lugar, los beneficios que reporta a la empresa, de los cuales hablaremos extensamente en un próximo artículo, son muy amplios. Además del propio valor de los datos y su buena catalogación (documentos internos confidenciales de la empresa, datos de usuarios y clientes, informes de la competencia, etc.), la tecnología que permite gestionar de forma rápida tanta información reporta también beneficios en términos como la eficiencia, productividad o generación de negocio de cualquier compañía. Como podemos observar, el impacto económico en el sector empresarial es muy evidente.

Si bien el Big Data es transversal y afecta a todo tipo de sectores empresariales, hay algunos que por el momento observan con más claridad la importancia del valor de la información para su desarrollo. Un ejemplo citado es el sector tecnológico, con muchas variantes, en el que el uso de información, su catalogación y su rápido movimiento son claves para generar más negocio.

Fuente: Big Data Vendor Revenue Market Forecast 2013-2017 (Wikibon 2014)

También se ha convertido en un valor esencial en el sector industrial (impacto de 45.000 millones de euros) y el comercio (47.000 millones de euros), en el que la tecnología toma cada vez más presencia y la automatización de procesos gracias a la gestión de la información permite que el sector avance a mejor ritmo. En el caso del comercio, el conocimiento muy detallado de los hábitos de consumo del usuario a través de la información que se recaba en la red permite afinar mucho más en los productos que se les ofrece en cada momento.

Otro campo destacado es el científico-tecnológico y sus áreas de I+D. La ingeniería y gestión de datos o la arquitectura optimizada para analizar datos son esenciales para una mejor investigación científica o médica. Otros sectores económicos que quizá parecen más alejados de la tecnología del Big Data ven y verán el impacto de su desarrollo.

También la administración pública obtendrá rédito de la mejora en los procesos de gestión de la información (27.000 millones de euros), algo de deberá repercutir directamente en el bienestar y la dedicación de más recursos a la sociedad.

Otros sectores como el financiero y de las aseguradoras (27.000 millones), las TIC (12.000 millones), el socio-sanitario (10.000 millones) también recibirán un impulso económico importante gracias al Big Data.

En clave social y de ciudadanía, el Big Data y tendrá una afectación muy importante en el empleo. Se estima que, en la Unión Europea, el Big Data generará 3,75 millones de empleos hasta 2017, y la tendencia seguirá en los próximos años.

Además, el mejor y más rápido tratamiento de la información tendrá también un impacto directo en servicios como el transporte, el turismo o la salud, entre otros. En total, se estima que el impacto del Big Data en la economía europea será de 206.000 millones de euros en 2020, repercutiendo en un incremento medio del 1,9% del PIB de la Eurozona.

Un fenómeno de doble filo

Igual que el manejo de datos puede ser un activo muy importante para el sector empresarial, el uso de datos personales llevado también a muchas polémicas relacionadas con la privacidad. Compañías como Facebook han modificado sus políticas de privacidad ante las quejas de sus usuarios, que demandaban más capacidad de proteger su intimidad. Recientemente también hemos conocido el caso de Yahoo, que ha admitido el robo de datos de 500 millones de usuarios.

Es muy probable que en los próximos años la privacidad del usuario se mantenga como un tema destacado en la red, y también que se establezcan nuevas normativas para garantizar el derecho a la intimidad de las personas y la confidencialidad de sus datos.

¿Por qué ahora?

Muchos pueden preguntarse por qué el Big Data ha eclosionado de forma tan importante en los últimos años, si en realidad los datos y la información siempre han formado parte del sector empresarial o de la sociedad. Lógicamente, la tecnología es el factor determinante que ha realzado el valor de los datos y ha permitido a todo tipo de empresas, organismos públicos y entidades de la sociedad civil contar con una cantidad de información mucho más elevada que en décadas anteriores.

Un aspecto importante en clave tenclógica ha sido que el aumento de la capacidad de procesamiento y almacenamiento, sumado a las nuevos sistemas de gestión de bases de datos, permiten obtener resultados agregados casi en tiempo real de millones de registros.

La relevancia del Big Data y la tendencia progresiva que se espera en los próximos años también se debe a la consolidación de los dispositivos móviles como principal herramienta de acceso a la información de la ciudadanía. Si hace unos años el ordenador de sobremesa era el único dispositivo que nos permitía acceder a Internet, la omnipresencia de los Smartphones, tablets o Smartwatches en nuestro día a día ha multiplicado exponencialmente la actividad humana en la red y, con ello, el constante movimiento de información (más de 1.570 terabytes por minuto, a través de redes sociales, comercio electrónico, etc.).

Además de los dispositivos personales, las ciudades, empresas o los propios domicilios disponen cada día de más tecnología interconectada (Internet de las Cosas) que, nuevamente, suponen una exposición continua de información.

En clave demográfica, las nuevas generaciones, conocidas como Generación Digital o Generación Z, nacidas en plena era digital, disponen de necesidades diferentes a sus antecesores, y ya conciben la interconexión y la actividad en la red como algo integrado en su día a día. Como expertos, ahora y en el futuro demandarán cada vez más velocidad, eficiencia o interconexión, y eso requerirá procesos de manejo de la información todavía más optimizados que los actuales. Por lo tanto, más negocio, más empleo, más empresas dedicadas al Big Data o que tienen en sus datos la clave de su éxito.

Un impacto económico previsto

Si bien el Big Data no ha llegado a su punto máximo de esplendor y es un concepto que nos parece muy reciente, lo cierto es que su impacto económico ya suma algunos años de recorrido y son muchas las empresas que observaron con antelación su tendencia al alza. Como dato contundente sabemos que casi tres cuartas partes de las organizaciones mundiales ya invertían en Big Data en 2014 o lo tenían planificado para hacerlo en los próximos años. Estados Unidos, como país predominante, y los medios de comunicación, como sector especialmente pionero, han sido los principales inversores de los últimos años.

Así como hace años la tendencia mostró que la presencia en Internet por parte de empresas, administraciones o individuos se convertiría en imprescindible, todo indica que en los próximos años el manejo adecuado de la información también será requisito sine qua non para ser competitivo en cualquier sector empresarial, tener más posibilidades de obtener un trabajo o disponer de una trayectoria profesional lo más exitosa posible.

Referencias
Big Data. El Valor de los Datos. Instituto Tecnológico de Informática, 2015.
IBM: Qué es Big Data
IDC: Worldwide Big Data Technology and Services 2014–2018 Forecast
Big Data Vendor Revenue and Market Forecast 2013-2017


TENDENCIAS RELACIONADAS

Soluciones Relacionadas


¿ERES UN PROVEEDOR DE SOLUCIONES TIC
Y QUIERES APARECER EN ESTE PORTAL?


¿ERES UNA EMPRESA Y NO ENCUENTRAS LO
QUE ESTÁS BUSCANDO?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PATROCINADORES

COLABORADORES