Tecnología para los negocios - La transformación digital en el sector del automóvil

La transformación digital en el sector del automóvil

El sector del automóvil avanza hacia la digitalización total a buen ritmo. La llegada al mercado de los coches inteligentes y autónomos es el resultado de años de generación de conocimiento entre las fábricas tradicionales y las mejores firmas tecnológicas. Ahora, tecnología y automoción van unidas hacia un futuro 100% digital y en el que el cliente es el centro de atención.

Continuamos analizando los procesos de transformación digital de los principales sectores profesionales. Entre los más tradicionales encontramos el sector de la automoción, que durante décadas ha utilizado los mismos métodos de producción.

La era digital es la oportunidad perfecta para un cambio completo del funcionamiento del sector, que ahora avanza con pasos decididos hacia un modelo más eficiente, sostenible y con la tecnología como base de su crecimiento.

Sin duda, el potencial del sector a nivel nacional es total, pues en la actualidad ya supone el 10% del PIB de España, es el segundo fabricante de coches de Europa, solo por detrás de Alemania, y el octavo del mundo. En vehículos industriales, España es el primer fabricante de Europa. La digitalización del sector, por lo tanto, supondría una contribución mayor todavía a la economía y al empleo del país.

Producción mundial de vehículos

Fuente: ANFC/EP

Tendencias y retos tecnológicos del sector

El sector del automóvil está ya inmerso en una profunda transformación digital aplicando las bases de la denominada Industria 4.0. Los cambios estructurales de los últimos años han tenido como principal apoyo la tecnología, y durante la próxima década se consolidará la digitalización de un sector que había vivido décadas con procesos tradicionales. Exponemos algunas de las principales tendencias y principales retos del sector en materia tecnológica:

Alianzas empresariales

Para implementar la tecnología más innovadora, un sector centenario como el del automóvil debe buscar aliados. Es por ello que la transformación digital pasa por la colaboración de las marcas fabricantes con firmas tecnológicas punteras que aporten su conocimiento.

Recientemente conocíamos la alianza de Honda con al tecnológica Hitachi para la fabricación de motores de coches eléctricos, y como ésta encontramos otras como la de SEAT y Samsung (para la aplicación de la tecnología SAP) o Ford y Amazon (para conectar el coche con el hogar inteligente), entre otras.

Producción más corta y más personalizada

La implementación tecnológica permite reducir los tiempos de fabricación y ser más productivo. El cliente, cada vez más exigente, analiza mucho más las prestaciones de cada modelo y busca la mayor personalización posible. Es por ello que el sector ya es capaz de producir de forma menos masiva y segmentando mucho más cada modelo a un tipo de público.

Con el paso de los años, la personalización seguirá en crecimiento, la modularidad de los productos evolucionará y cada cliente podrá y querrá elegir un coche a la carta, casi a medida.

Optimización en el seguimiento de la fabricación

El Big Data y la incorporación de perfiles profesionales como los ingenieros de datos ha permitido una total monitorización de los procesos de fabricación.

Esto permite a las marcas constructoras seguir la producción de coches en bloques mucho más pequeños, con un mayor control de dónde está cada coche, qué componentes tiene incorporados, de qué serie, etc.

Con ello, entre otras ventajas, los fabricantes pueden detectar mucho antes cualquier problema o fallo en una serie de coches, reduciendo el impacto y evitando crisis corporativas importantes como las vividas en los últimos años.

Una producción sostenible

El componente sostenible y de respeto al medio ambiente es uno de los aspectos que el cliente más tiene en cuenta a la hora de tomar una decisión de compra. En el caso del automóvil, este factor también está presente y se une a algunas ventajas fiscales o legales para los compradores de coches con mayor grado de sostenibilidad.

La tecnología verde o Green IT permite disponer de centros logísticos y de producción más eficientes, con un consumo energético muy inferior al de los centros tradicionales. El producto final, el automóvil, también sigue incorporando elementos a favor de la sostenibilidad como la reducción del consumo, las emisiones o los residuos y el uso de fuentes energéticas limpias.

Próximas metas: el coche inteligente

La culminación de un proceso de diseño y producción del vehículo con muchos ingredientes tecnológicos, un mejor seguimiento de cada fase, un control optimizado de los componentes, mayor eficiencia o respecto al medio ambiente es necesariamente un vehículo muy diferente al que se producía mediante procesos tradicionales.

La llegada del coche inteligente es una realidad, y su evolución natural nos llevará a vehículos cada vez más autónomos, con mayores comodidades para todos los pasajeros, con sistemas de seguridad perfeccionados o con una alta capacidad de anticipación a cualquier imprevisto. Observemos algunas de las principales características tecnológicas del coche inteligente que viene:

Conectividad 100%

El coche inteligente debe permitir una movilidad totalmente conectada. Conexión de los dispositivos móviles al coche para contar con información de consumo, distancia a casa, cambiar la canción del reproductor de música o reclinar el asiento.

El Internet de las Cosas nos permite un nivel de conectividad entre vehículo y otras tecnologías a todos los niveles. Una muestra clara del crecimiento de la conectividad del coche con otros entornos tecnológicos son los datos producidos por los coches conectados en los últimos años y su previsión  para los próximos, con un gran crecimiento en 2019 y 2020.

Exabytes de datos producidos por coches conectados globalmente

Gestión del tráfico

La tecnología GPS integrada en el coche y otras tecnologías de localización nos permiten conocer con anticipación el estado del tráfico en nuestra ruta. El coche inteligente nos lleva por la ruta más adecuada, variándola en función de los acontecimientos que se den en tiempo real.

Monitorización para el mantenimiento

La tecnología del vehículo nos permite anticiparnos a una avería mediante una monitorización de todos los mecanismos, dispositivos o componentes del coche. El coche inteligente nos avisará ante cualquier anomalía, nos indicará cuándo es momento de pasar una revisión, cambiar el aceite, los neumáticos, la batería o la correa de distribución.

Parking inteligente

Hace varios años que podemos observar en el mercado algunos modelos con capacidad de aparcar de forma autónoma o con una mínima ayuda del conductor. La evolución tecnológica nos llevará a coches que aparcarán de forma totalmente independiente, incluso con la capacidad de detectar lugares donde aparcar y reducir nuestro tiempo de búsqueda.

Eficiencia energética

Coches cada vez más sostenibles y menos dependientes de los combustibles fósiles, motores híbridos, eléctricos, biocombustibles, baterías con más autonomía, materiales reciclados, reducción de paneles, simplificación de puertas, faros con policarbonatos, iluminación de bajo consumo, etc.

Las posibilidades de encontrar coches ‘verdes’ en el mercado crecen año a año y son un reclamo para un perfil de cliente cada vez más concienciado con la reducción de emisiones y el respeto al medio ambiente.

Llegan los concesionarios inteligentes

La implementación tecnológica al conjunto del sector del automóvil, a los procesos de fabricación o al producto final también se debe traducir en los puntos de venta, los concesionarios. Al igual que en otros sectores, el espacio físico en el que el consumidor observa el producto cambiará mucho en la era digital. Si una visita tradicional al concesionario acostumbra a componerse de una charla con un comercial, una observación física del coche y, como mucho, una prueba de conducción en el caso de que ya estemos muy interesados en la compra, la experiencia del cliente actual dista mucho. Nos encontramos ante un nuevo concepto de concesionario que convierte la visita del consumidor en una auténtica experiencia sobre la marca, sus modelos y la conducción.

Las nuevas generaciones responden mucho mejor a los entornos digitales, y los concesionarios ya han iniciado una transformación en esa línea. Pantallas táctiles donde poder ver el coche o sus prestaciones; simuladores de conducción para probar el coche en un entorno virtual; y un concesionario en el que la figura del comercial varía, nos explica los espacios interactivos del concesionario para conocer el coche y nos informa de cuestiones principales como el precio, los plazos de entrega o los métodos de compra. Sobre la compra, el concesionario no es la referencia, sino que los usuarios pasarán por él para conocer el coche y después tomarán una decisión de comprar para efectuarla en línea.

Al final de todo el proceso de información, el cliente del presente y futuro valorará más el servicio recibido, o los servicios añadidos junto con la compra del vehículo que cuestiones como la mecánica o el diseño. Es por ello que la gama de servicios en el concesionario y toda la experiencia que generemos alrededor del cliente potencial será clave para que finalmente compre o no el vehículo.

Tecnología innovadora en el proceso de fabricación y logística, vehículos inteligentes para una experiencia de conducción óptima o servicios muy completos antes de la compra, durante y después de ella para el cliente son algunas de las claves de la Industria 4.0 aplicada al sector del automóvil, que incrementará todavía más su importancia para la economía española.


TENDENCIAS RELACIONADAS


¿ERES UN PROVEEDOR DE SOLUCIONES TIC
Y QUIERES APARECER EN ESTE PORTAL?


¿ERES UNA EMPRESA Y NO ENCUENTRAS LO
QUE ESTÁS BUSCANDO?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PATROCINADORES

COLABORADORES