Tecnología para los negocios - Paso a paso de la digitalización de la pyme en España: mucho más que equipos

Paso a paso de la digitalización de la pyme en España: mucho más que equipos

Las pymes españolas todavía tienen mucho que implementar para conseguir una digitalización efectiva. Sin embargo, se ha avanzado mucho en los últimos años consiguiendo calificaciones en los distintos informes que nos colocan casi a la altura de la media europea. Pero, a diferencia de lo que se cree, digitalizar una empresa no es únicamente invertir en equipos, es apostar por colocar al cliente en el centro de todo.

La digitalización de la pyme en España es una cuestión necesaria no solo para internacionalizarse, crecer, o ser más competitivo. De hecho, la inversión en ella implica actualizarse y garantizar la supervivencia de la compañía. No hacerlo, o seguir posponiéndolo podría tener fatales consecuencias para la actividad en un mercado cada vez más innovador en el que impera la máxima del “renovarse o morir”.

El cliente: ¿Por qué es el centro de la transformación digital?

A pesar de sus infinitas ventajas, las empresas aún no ven todo el potencial de la transformación digital y prefieren dejarla apuntada en la lista de cosas pendientes para el futuro.

Pero debería ser todo lo contrario. Apostar por la digitalización es beneficioso para el presente y no solo para el futuro de cualquier compañía. Entre otras cosas porque pone al cliente en el centro de todas las estrategias y eso es prioritario.

Hoy explicaremos por qué es tan importante y los pasos que se deben dar para hacerla efectiva.

Digitalización de la Pyme en España: asignatura pendiente

Las grandes empresas son las encargadas de encabezar los cambios tecnológicos,  empresariales y también  la digitalización. Pero si las pymes no deciden ser digitales, ese avance global nunca llegará. La razón es muy sencilla. El tejido empresarial español está formado por pymes y micropymes.

Según un estudio del INE, el 85% tienen menos de 2 trabajadores asalariados.

Debido a esto, el reto de digitalizar las empresas españolas está en sus manos. Sí, es cierto que estas empresas no cuentan con el músculo financiero y las herramientas necesarias para llevar a cabo esa enorme tarea.

También es verdad que los gobiernos de los diferentes países deberían ayudar en el proceso con políticas activas. Y no es menos cierto que sin ese apoyo por parte del estado, el futuro económico y laboral está en juego. Aún así, el primer paso tiene que partir de los emprendedores y directivos.

Si comparamos en términos de digitalización a España con el resto de países de Europa se observan unos datos similares. La mayor digitalización se aprecia en sectores que trabajan con la tecnología o están en contacto con el consumidor. De hecho los 3 principales son: telecomunicaciones, servicios financieros y turismo. A pesar de que estos datos llaman a la esperanza, la transformación digital sigue siendo un asignatura pendiente.

la digitalización de la pyme en España
Digitalización de las PYMEs en España

6 datos importantes en la digitalización de las pymes

  1. Mejora notable de la productividad con la digitalización
    Pese a que muchos negocios se siguen resistiendo a la implementación de técnicas de digitalización en la empresa, el incremento de la productividad que experimentan los que sí apuestan por ella puede alcanzar hasta el 10% en el primer año.
  2. Buena base tecnológica pero falta de implementación
    España cuenta actualmente con infraestructuras tecnológicas que facilitan la digitalización. Esto es un punto de partida muy positivo, pero falta la apuesta generalizada por ellas, así como por empresas que ofrezcan servicios de desarrollo de todo su potencial.
  3. La falta de personal cualificado y una regulación obsoleta
    Es uno de los grandes impedimentos actuales a la digitalización en nuestro país. Pese a que sí existen perfiles formados, a las empresas les resulta complejo encontrarlos. Al mismo tiempo, la normativa prima la protección sectorial cuando debería orientarse ya al ámbito de protección laboral, económica y social de forma exclusiva.
  4. Apuesta por el empleo de calidad
    Las estimaciones de entidades europeas hacen referencia a la creación de hasta 900.000 nuevos empleos relacionados con las TIC en 2020. Es cierto que pese a lo positivo del dato, ello también implicará la desaparición de algunas profesiones y oficios actuales y la necesidad de formación continua en la plantilla. Pero es un reto por el que vale la pena apostar desde ahora por el aumento de la producción y mejora las comunicaciones que implica, influyendo positivamente en el incremento de las ventas y de los beneficios.
  5. Trabajo en remoto y desde cualquier sitio
    Pese a que queda mucho por hacer en la pyme, los primeros cambios se están ya produciendo. Actualmente el 34% de los autónomos afirman que desarrollan su actividad fuera de la oficina. Esto les permite . el desarrollo de hasta el 75% de su jornada laboral fuera de la sede de la empresa, mejorando la conciliación y también con datos positivos para la productividad y el multitasking.
  6. Tecnología para el día a día laboral y empresarial
    Pese a que la digitalización no tiene como prioridad la inversión en equipos, sino la implementación de dinámicas que utilicen estos para mejorar la productividad y poner al cliente en el centro de todo, el uso de la tecnología es clave para conseguir el objetivo final. Así, las pymes tienen claro que los smartphones (89,2%) y ordenadores (78,1%) son fundamentales para lograrlo. En cuanto a medios electrónicos para contactar y mantener una relación con el cliente, el 50% admite que una página web y correo propio son su apuesta preferida.

La transformación digital no es tecnología, es el cliente

La digitalización se debe hacer pensando en los clientes. Ellos son el punto de partida y no únicamente el punto final de la estrategia. Comenzar por el exterior para llegar al interior de la organización es clave en estas transformaciones. Hay que empezar pensando por dónde se mueve, qué hace, qué busca y qué ve el cliente digital.

En base a esas cuestiones implementar los cambios operativos y tecnológicos necesarios para dar respuesta a sus necesidades específicas, sin perderlos nunca de vista como objetivo.

Si se trabajan a fondo y minuciosamente los siguientes pasos se conseguirá una transformación digital completa: entender al cliente, afianzar el liderazgo, crear una estrategia digital, analizar los datos, utilizar herramientas y perfiles digitales, involucrar a la dirección y digitalizar los procesos. Las que siguen serían las tareas a completar para que el proceso cuente con unos cimientos sólidos.

9 ideas para entender la transformación digital de cara al cliente

Al digitalizar la empresa no se debe dejar nada al azar priorizando siempre las necesidades del cliente potencial y la respuesta que la compañía va a dar a estas. Estas son 9 conceptos de base que deberían ser siempre considerados al plantearse planes para digitalizar una pyme:

  1. Revolución
    No se trata de un simple cambio. Es una verdadera revolución que afectará a toda la empresa y la forma de entender el trabajo. Será imposible mantener su eficacia si todo el sistema de la compañía no lo ha asimilado y/o no se ha formado para ello.
  2. Cliente
    Es el centro, el rey. Sobre él debe versar todo el cambio. Centrarse en el target ya no es una opción, sino la única alternativa. El público ahora tiene voz y voto y demanda a las compañías que le escuchen, que implementen vías de comunicación bilateral efectiva y que le presenten lo que realmente necesita.
  3. Experiencia del usuario
    Descubrir qué quiere, qué busca, qué le motiva y con qué se entretiene son conceptos clave para conseguir llegar a él, diferenciarte y convertirte en alguien de su confianza. Con los medios digitales los usuarios tienen a su alcance información que les permite comparar y están mucho más atentos a la filosofía de empresa. Ya no vale crear un producto o servicio de calidad a un precio asequible. Entran en juego todas las cuestiones de valor añadido como la atención, comunicación efectiva, responsabilidad social corporativa, etc.
  4. Tu imagen en Internet debe ser una réplica de la realidad física, pero con matices
    Aunque las compañías deben esforzarse por mantener idéntica imagen en la red y en el mundo real, en el universo online aplican en muchos casos diferentes normas. Una comunicación mucho más cercana, una respuesta muy rápida e información de calidad son solo algunas de las cuestiones en las que tendrás que esforzarte mucho más para una digitalización efectiva.
  5. Competencia
    Al igual que tu cliente tiene acceso a información infinita en la red, tu empresa también. El análisis de la competencia, de los datos y de las métricas web más importantes te ayudará a entender el lugar en el que estás y a fijar objetivos realistas para llegar más lejos.
  6. Tiempos de aplicación de estrategias digitales
    Pese a que en el momento actual muchos competidores ya han implementado sus propios planes de digitalización, eso no implica que tengas que hacerlo todo corriendo. Como en casi todos los demás ámbitos de empresa, es mejor hacer las cosas despacio, sin pausa y bien que querer abarcarlo todo de golpe cometiendo errores.
  7. Inversión de tiempo en el plan de digitalización
    Las empresas deben comprender que la transformación digital es un asunto muy serio y vital. Y como tal, requieren de una importante inversión de tiempo para lograrlo. Por lo tanto, prever en el plan los recursos necesarios será fundamental para conseguir el objetivo final sin incidentes.
  8. Lo de dentro importa más que lo de fuera
    Aunque la imagen exterior es clave porque se expone a los propios clientes, es difícil “venderla” como tal si no es una realidad interna. Los cambios deben hacerse dentro de la empresa. Analizar y modifica los flujos de comunicación, los soportes y la forma de trabajar. cambiando las dinámicas de empleados y ejecutivos es prioritario para ser coherente y que de verdad se produzca la transformación y sus resultados.
  9. Las ventajas de una digitalización bien hecha son inmediatas
    La mejora de la relación con el cliente y de la marca, el incremento de la productividad o incluso el buen ambiente de trabajo son solo algunos de los beneficios que se pueden obtener a corto plazo. La digitalización pone a tu servicio herramientas y métodos que facilitan el desarrollo del trabajo en la empresa, llegar a tu público y el branding.

La digitalización de las empresas es positiva para la entidad en su conjunto, para el cliente, y para la propia sociedad. Los procesos se agilizan, las comunicaciones son más efectivas, y todo en la empresa funciona con mayor rapidez.

Antes de iniciar el proceso debes plantearte lo siguiente: ¿Qué busca mi cliente digital? Si respondes a esta pregunta y desarrollas el proceso en torno a las respuestas obtenidas, tu pyme podrá entrar en el entorno digital con buen pie. Eso sí, siempre de la mano de profesionales que te pueden asesorar en cada paso. Hablamos de un proceso beneficioso que requiere de conocimientos para que sea efectivo. ¿Estás listo para subirte al carro de la digitalización?

Danos tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando…

¿ERES UN PROVEEDOR
Y QUIERES APARECER EN ESTE PORTAL?


¿ERES UNA EMPRESA Y NO ENCUENTRAS LO
QUE ESTÁS BUSCANDO?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PATROCINADORES

Orange
beServices
Nexus-Integra
IC TELECOM
Deveho – Sage
Cartton Consumibles y ACC SL
AIDIMME
Mesbook
Exos
Doeet Software MES-MOM

COLABORADORES

AECTA
AERCO
AJEV
AVETIC
CNIPJ
COIICV
COITCV
ISACA
ITI
PMI
TELECOS