Tecnología para los negocios - ¿Qué necesito saber para crear la web de mi empresa?

¿Qué necesito saber para crear la web de mi empresa?

La presencia en internet es un elemento cada vez más importante para la mayoría de empresas. Como hemos comentado en artículos anteriores, el propio hecho de estar en la red no es garantía de nada, y solo una buena planificación y estrategia de nuestra acción digital nos permitirá ver un claro retorno de la publicación de contenidos de la empresa en la red, y nuestra página web será el centro de esta estrategia en la mayoría de los casos.

Cuando una pyme inicia su presencia en internet el primer paso suele ser la publicación de su web corporativa. Como con el resto de acciones que podemos realizar en la red (redes sociales, blogs, publicidad, etc.), la creación y publicación de la página web requiere un trabajo previo para plantear qué queremos conseguir con nuestra web.

Antes de iniciar el proceso de creación de la web hay que establecer qué funciones u objetivos debe cumplir. Éstos dependerán mucho de nuestro modelo de negocio.

Por ejemplo, si contamos con un comercio online, nuestra página web probablemente tenga como objetivo la venta a través de la misma, y todo ello determinará qué tipo de web crearemos.

En el caso de que seamos una clínica dental, en cambio, lo que querremos es que nuestra web sea muy corporativa e informe sobre los servicios y particularidades de nuestro negocio, y generar contactos y citas.

Dominio: el inicio de todo

Una vez determinados los objetivos que deberán cumplirse a través de la web, podemos iniciar el proceso de creación. El primer paso, y muy importante, será la elección de un dominio para la página.

En función del modelo de negocio quizás queremos que el dominio se corresponda con el nombre de la empresa con el objetivo de reforzar el branding.

En otros proyectos, buscaremos dominios pensados para el posicionamiento de palabras clave relacionadas con nuestros productos.

Los objetivos y el tipo de empresa nos orientarán hacia el tipo de dominio que más nos interesa.

Otro factor clave en la selección del dominio, es la extensión del mismo.

Si es posible y están disponibles, es aconsejable comprar los dominios con varias extensiones principales (.com y .es. sobre todo) con el fin de protegerlo de posibles nuevas compras de empresas con el mismo nombre u proyectos, aunque finalmente solo utilicemos uno de ellos.

Si queremos enfocar nuestro negocio solo en España, por ejemplo, es preferible que la extensión territorial como el .es para aspectos de marca y de posicionamiento.

En el caso de que deseemos ser una marca global que llega a un público internacional será aconsejable seleccionar una extensión de dominio genérica como el .com nos permitirá un posicionamiento más amplio y un dominio más genérico para otros públicos no nacionales.

Además de las extensiones de primer nivel, en los últimos años han empezado a comercializarse nuevos tipos de dominio como .vuelos, .restaurant o .club, que podrían ser interesantes para actividades concretas.

Otro aspecto a tener en cuenta cuando seleccionemos un domino son los aspectos legales, ya que no podremos utilizar como dominio marcas registradas o que puedan suponernos un problema.

Por último, es aconsejable utilizar un registrador de dominio de confianza y con garantías, y asegurarse de que el dominio queda registrado a nuestro nombre, ya algunos registradores lo hacen a nombre de terceros y esto puede desembocar en graves problemas en el futuro.

Diseño y desarrollo

La puesta en marcha de un proyecto web, se puede dividir en dos apartados, que si bien están muy diferenciados, deber desarrollarse de conjuntamente para que el proyecto llegue a buen puerto.

Nuestra página web corporativa debe adecuar su diseño a los objetivos marcados. Por ello, el trabajo conjunto de la empresa con el diseñador web será muy importante y nos permitirá plasmar nuestra imagen, filosofía y objetivos de cara a los futuros usuarios de la misma.

Respecto a la parte técnica, podemos optar por un desarrollo a medida, programado específicamente para nuestras necesidades, o basarlo en un CMS (Content Management System) ya existente.

Esta segunda opción es muy recomendable, ya que no solo nos permite un significativo ahorro de costes respecto a un desarrollo partiendo de cero, sino que nos aportará mucha más flexibilidad en el futuro.

WordPress, es el más extendido a nivel mundial, que nos permiten todo tipo de variantes y actualmente ya representa el 25% de todos los sitios web de interner y el 40% de las páginas web basadas en CMS.

CMS utilizado en las páginas de contenido a nivel mundial

Fuente: codeguard.com

Tipo de página

Podemos optar por una web que se concreta en una sola página de presentación, nuestro contacto y poca información más; por otro lado, podemos ir a páginas más complejas, con varias páginas interiores de navegación que explican de forma más amplia aspectos de la empresa o de sus productos y servicios; como tercera opción, si bien hay muchas más, estarían páginas en las que se potencia la venta (ecommerce) y existe un catálogo de productos con precios, opción de la venta online, etc. En la mayoría de casos, nuestro modelo de negocio determinará qué tipo de página deseamos, pero es importante tomar la decisión adecuada.

Estilo

Nos referimos a todo lo que engloba la apariencia visual de la página, con elementos clave como las tonalidades y colores, el tipo de letra, el tamaño o las imágenes. Aquí, el estilo de la página debe reflejar perfectamente el discurso de la empresa, el tipo de producto y servicio o el público a quien va dirigido.

¿Qué hosting necesito?

Deberemos contratar un servicio de hosting o alojamiento de la página web acorde a nuestras necesidades. En muchas ocasiones, las necesidades mínimas nos las marcará el desarrollador con el que hayamos contado para la puesta en marcha del proyecto, pero hay que tener en cuenta que a lo largo de la vida de nuestra web, las necesidades de alojamiento pueden ir cambiando.

Si solo pretendemos publicar una web con una sola página de presentación y datos de contacto, y no esperamos una gran afluencia de tráfico, nuestro hosting no necesitará una gran capacidad de potencia, velocidad o almacenamiento.

En el caso de que contemos con una web con muchos productos, imágenes y páginas para navegar, elementos como la velocidad de carga y el rendimiento global de la página en todos los procesos será muy importante para que el usuario disponga de una buena experiencia de usabilidad, entre otros aspectos.

En base a la información que tengamos en la web o el nivel de seguridad y exclusividad que queramos, también deberemos pensar si nos sirve un hosting en un servidor compartido con otros proyectos o empresas o bien queremos un servidor dedicado en el que solo se encuentre la información de nuestra web.

Contamos con muchas opciones del mercado para elegir nuestro hosting, pero deberemos ir a la más adecuada a nuestras necesidades. Aquí es muy importante contar con un buen asesoramiento por parte de un profesional o una empresa especializada.

Plan de Marketing

Con todos los pasos anteriores realizados y la web online, todavía no tendremos garantía de casi nada. El éxito de nuestra web y la consecución de los objetivos planteados dependerán, en gran parte, del plan de marketing y plan digital.

Nos referimos a todas las acciones estratégicas que marcaremos para nuestra actividad en la red, en este caso, las relacionadas con la página web. En nuestro plan de marketing online deberemos tener muy en cuenta puntos como el propio posicionamiento, la monitorización de todo lo que realicemos y la búsqueda de mejoras, la publicación de contenidos de la web en redes sociales o las campañas publicitarias que realizaremos en Google Adwords, Facebook Ads, Twitter Ads y otras vías de promocionar nuestra página y negocio.

Cualquier plan de márketing se debe basar en un cliclo contínuo de análisis y toma de decisión en función de los resultados:

  1. Analizar la situación
  2. Decidir los objetivos
  3. Planificar acciones
  4. Medir resultados

Una de las principales ventajas del marketing online frente a medios mas tradicionales es la capacidad que existe para medir cualquier acción. A un nivel muy básico podemos distinguir tres planos de actuación en el marketing online:

Posicionamiento

Los buscadores como Google o Bing, se han convertido en la forma de acceder a internet de la gran mayoría de usuarios. Muy pocos teclean la dirección directamente en el navegador o utilizan los marcadores o favoritos.

Por lo tanto, si queremos llegar a estos usuarios, aparecer en los resultados de búsqueda (SERP) de dichos usuarios nos facilitará enormemente la labor.

El potencial de la red nos permite buscar los nichos de mercado con público potencial que podemos posicionar en las primeras posiciones de los buscadores.

Existen muchos factores que influirán en el desempeño de nuestra web en los resultados de búsqueda (SERPS), pero por lo general se pueden englobar en dos categorías:

  1. Factores on site: relacionados con nuestro sitio
  2. Factores off site: relacionados con el resto de la red

En el primer apartado de factores on site se podrían encontrar cosas como la velocidad de carga del sitio, la calidad y cantidad de los contenidos, la estructura de la página web o la calidad del desarrollo técnico.

En el segundo apartado de factores off site, se engloban aspectos como el número y la calidad de enlaces desde otras páginas web o las menciones en redes sociales, y en general tienen más que ver con aspectos reputacionales.

Tras la publicación de la web tendremos mucho camino por recorrer para mejorar el posicionamiento (publicación de contenidos en web y blog, compartidos en redes sociales, enlaces entrantes desde otras páginas, etc.), pero sin una buena base técnica sobre la que hayamos creado al web, el potencial para mejorar el SEO será menor.

Publicidad

Si el posicionamiento requiere de una planificación previa muy importante y una inversión a medio y largo plazo, la publicidad es una forma de conseguir resultados en plazos mas cortos, pero que requerirá también de una buena planificación y de cambios en la estrategia más flexible y ágil.

Hoy en día existen en internet infinidad de canales por los que publicitar nuestro proyecto y antes de ejecutar una campaña es muy importante establecer cuales serán los mejores para llegar a nuestro público objetivo.

Un ejemplo de esto serían las dos redes sociales más importantes: Facebook y Snapchat, con perfiles de usuarios muy distintos, ya que mientras la primera es utilizada mayoritariamente por usuarios de mayor edad y menor ritmo de adopción tecnológica, la segunda está mayoritariamente formada por perfiles más jóvenes y más adaptados a las nuevas tecnologías.

Para conseguir buenos resultados en campañas publicitarias en internet es fundamental hacer una buena medición de todos los indicadores, y ser capaces de llegar a la máximo de talle para calcular el ROI de cada inversión, e ir adaptando la estrategia y los presupuestos de las campañas a los formatos y canales que mejor funcionen.

Redes sociales

Las redes sociales se han convertido en un canal clave para la promoción de nuestra web, y deben formar parte de prácticamente cualquier plan de marketing.

Son canales que están cobrando cada vez más importancia y si en las generaciones anteriores, como comentábamos en el apartado de posicionamiento, la puerta de entrada a internet de la mayoría de los usuarios eran los buscadores, cada vez mas usuarios consumen contenidos directamente a través de las redes sociales.

Una de las ventajas más importantes de las redes sociales es la bidireccionalidad y transparencia del mensaje y la comunicación con nuestros clientes, que nos permitirá una relación muy cercana a nuestros usuarios, aunque sin una buena planificación, esta cercanía y transparencia se puede volver en contra nuestra.


¿ERES UN PROVEEDOR DE SOLUCIONES TIC
Y QUIERES APARECER EN ESTE PORTAL?


¿ERES UNA EMPRESA Y NO ENCUENTRAS LO
QUE ESTÁS BUSCANDO?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PATROCINADORES

COLABORADORES