Tecnología para los negocios - 5 razones para utilizar Google Ads y 5 errores a evitar en tus campañas


Google Ads es un servicio y programa de la empresa Google que se utiliza para ofrecer publicidad patrocinada a potenciales anunciantes segmentados según su comportamiento y acciones en el buscador. Sin duda es la herramienta estrella para la publicidad e buscadores, con toda la información que recoge de las búsquedas que recibe a diario y de los datos desde su red de partners y páginas con códigos de seguimiento. También cuenta, recordemos, con información muy completa sobre cada usuario registrado: edad, historial de búsquedas, preferencias, horario de búsquedas… hasta una estimación de su volumen de ingresos para algunos países. Una gran información que podrás utilizar para tener más éxito con tus camapañas.

Los anuncios pagados en el buscador de Google aparecen en las zonas superior e inferior de la página de resultados y suelen tener un texto con la palabra “Anuncio” junto a la URL (visible en verde). Aunque pueden ser diferenciados, cada vez Google ha hecho que tengan más parecido, con unos colores y tipografía idénticos, por lo que generalmente es necesario realizar un esfuerzo para ver la etiqueta de “Anuncio”.

Google Ads genera aproximadamente el 20% de todos los clics en una búsqueda cualquiera y es un canal de adquisición de clientes usado por millones de empresas, independientemente de su tamaño y del tipo de servicios y productos que ofrezcan. Si necesitas información detallada sobre cómo funciona, esta guía básica de Google Ads es de gran ayuda.

Ejemplo de anuncios de Adwords

¿Por qué utilizar Google Ads? 5 razones para hacerlo

Esta plataforma permite la personalización total de los anuncios para que cada cliente encuentre la mejor manera de obtener los resultados deseados. Estos son algunos de los motivos por los que deberías usar Google Ads. Pero, evidentemente no es la única, tenemos muchos más argumentos de peso para recomendarte utilizar Google Ads y todas las opciones que ofrece para anunciar tu producto o servicio, a continuación vamos a analizar cada uno de estos argumentos a favor de invertir en campañas en este canal de búsqueda de pago y otros tipos de anuncios que ofrece.

1. El alcance de Google Ads

Es el buscador más utilizado del mundo. Cada vez que una persona necesita responder a una pregunta, su primera opción es Google. Esta plataforma recibe más de 2 trillones de búsquedas al año. Es decir, más de 5 billones diarias.

Entre todas esas personas, ¿cuántas estarán buscando soluciones a un problema que tu negocio puede ofrecer? Por eso es una herramienta tan utilizada por las empresas, para adelantarse a sus competidores en el alcance de nuevos clientes. Capta leads cualificados por medio de búsquedas afines o expande tu marca mostrándola para búsquedas informativas donde quieras tener presencia.

Gracias a anunciarnos por búsquedas podemos lograr una visibilidad inmediata y recibir tráfico cualificado en nuestro sitio web.

2. El anuncio llega a gente que quiere verlo

Es una característica realmente potente y la principal diferencia con otras formas de publicidad. Cuando un usuario navega por las redes sociales, por ejemplo, no está buscando soluciones a los problemas de su vida cotidiana. Llegar a esta audiencia es mucho más difícil, porque no tienen intención de comprar nada.

Google Ads solo muestra el anuncio a gente que quiere verlo. Lo van a visualizar personas que están buscando algo específico, por lo que las probabilidades de que se interesen por el servicio o producto promocionado son mucho mayores. Lo son porque es el cliente el que está buscando un negocio y no al revés.

3. Más rápido que el SEO

La optimización para los motores de búsqueda sigue siendo la columna vertebral de los sitios más visitados. Las publicaciones y páginas que aparecen en las primeras posiciones de Google están bien redactadas, contienen palabras clave cuidadosamente investigadas y están en sitios que han acumulado una gran cantidad de backlinks a través del tiempo. Pueden pasar años antes de que una web aparezca en la primera posición para un término concreto y algunas nunca lo conseguirán.

Sin embargo, esto es distinto con Google Ads. Podemos decir que esta herramienta nos ofrece un atajo para comprobar los resultados de alguna cadena de búsqueda para la que no tenemos información por la parte puramente orgánica (sin campañas de pago). Las posibilidades de superar a los resultados orgánicos del motor de búsqueda crecen de forma exponencial y se consigue más fácilmente. A diferencia de las búsquedas orgánicas, no necesitamos enlaces externos, ni vigilar la densidad de palabras clave de nuestra página de destino, tendremos unas licencias que para SEO no serían eficientes. De hecho, generalmente los anunciantes optan por utilizar landing pages para dirigir a los usuarios que captan desde sus campañas en Google Ads a una landing o página de destino que está optimizada para la conversión, para asegurarnos de que el mayor porcentaje de usuarios realizará la acción que deseamos.

4. Consigue más conversiones

Esta herramienta nos permite crear infinidad de variaciones y combinaciones de anuncios, segmentaciones, y páginas de destino o landings dentro de una misma campaña.

¿Tienes dudas sobre qué anuncio logrará un % mayor de clics sobre total de impersiones? Prueba publicando varios anuncios con copy diferente, quizá una promoción distinta en cada uno o un mensaje diferente. Con todo esto podrás saber en pocos días qué mensaje es el que más llama la atención de los usuarios que buscas. ¿Tienes dudas sobre la estrategia de puja? Puedes optar por un Test A/B para comparar de forma simultánea el comportamiento de los usuarios según el tipo de puja que elegimos para una campaña.

Cuando Google decide qué anuncios ven los potenciales buscadores, tiene en cuenta la experiencia de la página de destino y las conversiones previas y va ajustando durante la duración de la campaña (si así lo queremos) el número de impactos publicitarios que recibe cada combinación para favorecer a las que mejor funcionan.

Google Ads pone a nuestra disposición una potente inteligencia artificial que es capaz de mejorar el rendimiento de nuestras campañas. Podemos optar por una puja de Smart Bidding (puja inteligente, cuando elegimos como estrategia de puja CPA (coste por adquisición), o ROAS (enfocado más al valor de las conversiones que al número de conversiones).

Conforme pasen los días y obtengamos nuevas conversiones, la inteligencia artificial de Smart Bidding hará su trabajo y generalmente mejorará los resultados obtenidos, aprendiendo cómo determinar cuál es el perfil de usuario que suele realizar la acción de conversión (contacto en un formulario o completar un formulario de contacto.

Es por ello que muy sencillo ajustar nuestras campañas y landings para generar una mayor conversión, maximizarás el gasto publicitario gracias a la coincidencia del mensaje prometido con el real y a un diseño enfocado a la compra.

5. Maximización del retorno de la inversión (ROI)

Una de las grandes formas de conseguirlo es, como se ha visto en el punto anterior, gracias a una página de aterrizaje persuasiva. Pero la variedad de estrategias que ofrece Google Ads también es un factor clave. 3 son los modelos principales que se pueden utilizar para varios tipos de campañas en Google Ads:

  • CPC – Coste por clic: Es el sistema recomendado si el objetivo es generar tráfico en el sitio web. Se establece una oferta máxima que se está dispuesto a pagar por cada clic.
  • CPM – Coste por cada mil impresiones visibles: Es el sistema recomendado si el objetivo es crear conocimiento de marca. En esta estrategia, el anunciante decide cuánto está dispuesto a pagar para que 1000 personas vean el anuncio.
  • CPA – Coste promedio por adquisición: Es la opción más recomendada cuando el anuncio tiene como principal intención la conversión, ya sea una compra o un registro.
  • ROAS – Retorno de la inversión: Cuando registramos el valor de las conversiones, como sucede generalmente en un modelo de Ecommerce, o bien si cualificamos los contactos recibidos con un valor, en función de los ingresos que genera cada contacto que se convierta en cliente, podremos utilizar una puja enfocada a obtener un % mayor de retorno. No importará tanto el número de conversiones, sino el valor que puedan aportarnos, optimizando la puja para usuarios que estadísticamente Google interprete que puede generarnos un ingreso mayor.

5 errores a evitar en tus campañas de Google Ads

1. No agrupar correctamente las palabras clave

Google Ads permite administrar diferentes tipos de campañas al mismo tiempo. No usar grupos de anuncios es uno de los mayores errores que comete la gente. Lo ideal es segmentarlos en grupos basados en tipos similares de palabras clave y no agruparlas todas para que aparezcan en el mismo anuncio. Un ejemplo negativo sería “comprar productos de Apple” y un ejemplo positivo sería “MacBoook Pro”, porque en el segundo caso la publicación que se le enseña al buscador es justo lo que necesita, pudiendo facilitar al usuario un anuncio y una página de destino más acorde a su búsqueda y mejorando las posibilidades de una conversión.

2. No confiar en los números más que en la creatividad

Hay que priorizar los resultados a los gustos. Siempre hay que comprobar los datos que están consiguiendo los anuncios: el número de clics, el ratio de conversión, etc. Una vez analizados, se identificará qué tienen esas publicaciones en particular para conseguir buenos números: el tipo de titular, el beneficio ofrecido, la llamada a la acción, etc.

3. No pujar por la propia marca

Mucha gente comete el error de no pujar por su propia marca. Suponen que, como ya están bien posicionados, no necesitan esa promoción. Pero es muy probable que otras compañías sí lo estén haciendo para orientar a sus visitantes. A lo mejor tu página web es la primera en la búsqueda orgánica, pero la competencia puede aparecer por delante con su anuncio. Aunque no resulte una práctica demasiado ética, necesitamos anticiparnos a pujas de competidores por términos de marca que podría provocar que nos roben los usuarios que ya tenemos cercanos a la compra. Esto es muy importante especialmente en marcas con cierta popularidad, para casos en los que generalmente encontramos otros competidores pujando por el término que indiquen.

Ten presente que cuando pujas por tu marca el anuncio obtendrá mayor relevancia que tus competidores, por lo que el precio por clic (CPC) resultará mucho más económico.

4. No probar la posición óptima del anuncio

Aunque no parezca lógico, estar en la primera posición no siempre es lo mejor. Esto dependerá del objetivo de tu empresa. Si se persigue mejorar la marca, entonces sí es una buena idea. Si la meta es obtener mejores resultados, aparecer entre el 3º y el 5º resultado sería lo ideal.

Esto tiene su explicación en que las dos primeras posiciones reciben varios clics considerados “felices”, solo por aparecer tan arriba. Los anuncios que aparecen entre el 3º y el 5º resultado tienen mejores ratios de conversiones, pues la gente que entra en ellos lo hace con una intención más definida, probablemente comparando varios productos y con una clara intención de compra.

Si optamos por pujas automáticas enfocadas a conversión, como CPA o ROAS, podremos dejar que Google determine mejor con qué usuarios mostrará nuestro anuncio en posiciones privilegiadas.

5. No conocer a los competidores

Se necesita saber contra quién se está compitiendo, qué palabras clave están usando y cómo son sus páginas de destino. Hay que pensar como un cliente, ¿en qué anuncio es más probable que hagan clic? ¿Cuál es el más atractivo? Toma algunas notas y descubre qué puedes mejorar en tu campaña.

Existen herramientas como Semrush que te permite detectar qué anuncios utilizan competidores y para qué términos de búsqueda están pujando. La propia herramienta de Google Ads permite obtener informe de competidores, para saber qué inversion realizan los competidores que pujan por las mismas palabras clave que tú. Eso sí, no nos dará cifras absolutas, sino porcentajes, además tampoco podremos saber los datos de conversión, únicamente impresiones y clics o posiciones de los anuncios.

Google Ads es la fuente principal de ingresos de Google y su uso está tan expandido porque el usuario solo paga o cobra por el tráfico generado. Es decir, los anunciantes solo pagan por los anuncios en los alguien ha entrado. A su vez, los dueños de las páginas web solo cobrarán en función del número de clics que hayan generado. Por todos estos datos, es una herramienta muy utilizada que puede ayudar a tu negocio de múltiples formas.

Casos de éxito con Google Ads

Danos tu opinión

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay valoraciones)
Cargando...

¿Eres un proveedor de soluciones TIC y quieres aparecer en este portal?

¿Eres una empresa y no encuentras lo que estás buscando?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

💬 ¿Necesitas ayuda?