Tecnología para los negocios - La aportación de la industria 4.0 al sector de la energía

La aportación de la industria 4.0 al sector de la energía

La industria 4.0 marca un antes y un después en el modo de trabajar, en el aprovechamiento de los recursos y en la optimización del tiempo, son muchos los beneficios que ofrece al sector de la energía y la industria en general. Gobiernos, empresas y expertos con conscientes de la importancia que tiene la industria 4.0 aplicada al sector energético, ya que es una pieza clave para la adaptación a las tendencias de mercado e impulsar la competitividad.

Industria 4.0 hace referencia al modo en el que se organizan los medios de producción en las empresas cuyo objetivo es alcanzar el concepto de fábrica inteligente capaz de adaptarse mucho mejor a las necesidades y procesos de la producción, además de perseguir la eficiencia en el uso de recursos, lo que deriva en una nueva revolución industrial, de ahí que este concepto sea señalado como cuarta revolución industrial, ciberindustria del futuro o industria inteligente.

Pero hay que tener clara una cosa, la Industria 4.0 expresa la idea de que nos encontramos en las puertas de la cuarta revolución industrial, por lo que quizá no se puede considerar una revolución industrial, sino algo que la favorece o la impulsa. ¿Cuál es la aportación de la industria 4.0 al sector de la energía?

El sector energético es una pieza clave y vital en la economía, es proveedor indispensable del resto de sectores económicos, de ahí que sea tan importante adaptarse a las tendencias de mercado para impulsar la competitividad de cualquier país.

la aportación de la industria 4.0

El sector energético necesita la industria 4.0, la transformación digital y la digitalización, siendo retos que debe abordar precisamente por lo antes comentado, ser plenamente competitivo. Mucho se habla de este tema, a los expertos les preocupa especialmente que las empresas no sean conscientes de que es necesario digitalizarse implementando los procesos oportunos.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España presentó el año pasado un documento en el que se señalaban los beneficios que aporta la industria 4.0, beneficios que merece la pena considerar para poder afrontar un futuro en igualdad de condiciones competitivas.

Beneficios que aporta la industria 4.0

Permite el desarrollo tecnológico y la dinamización de la economía, facilita la flexibilidad en la producción, se pueden realizar cambios en la configuración sin que éstos afecten a los tiempos de producción. Se puede alcanzar un grado de personalización con el que se pueden satisfacer las peticiones de los clientes, incluso cuando el volumen de producción es reducido.

Contribuye en la optimización a la hora de tomar decisiones gracias a que se cuenta con información precisa y en tiempo real. Favorece el uso eficiente de los recursos y el aumento de la productividad, pudiendo realizar un seguimiento en toda la cadena de producción de forma precisa y exhaustiva. Proporciona nuevas oportunidades de negocio, sobre todo en el área de servicios derivados o apoyo.

Según la Unión Europea, la digitalización de productos y servicios aportará a la industria de Europa más de 110.000 millones de euros al año hasta el año 2021, de ahí que el objetivo sea reforzar la competitividad de la UE en el marco de las tecnologías digitales, garantizando que todas las industrias comunitarias, independientemente del lugar en el que se encuentren, del tamaño, o en el sector que operen, pueden beneficiarse plenamente de las innovaciones digitales.

Para aprovechar estas ventajas es necesario contar con un entorno innovador, lo que supone realizar inversiones considerables, de ello son conscientes las empresas, pero también de los beneficios y del ahorro que les supondrá. Aquí podemos leer que la Comisión Europea calcula que para alcanzar el 25% de eficiencia energética para el año 2030 se necesitará una inversión de en torno a los 2.000 millones de euros anuales, pero como contrapartida, permitirá el ahorro de unos 9.000 millones de euros, simplemente por reducir el consumo de combustibles fósiles.

Con respecto al sector energético, para muchos expertos la industria 4.0 es la llave para la transición energética, pero esto no quiere decir que el cambio se deba realizar de un día para otro en todo el parque de las instalaciones de producción, se trata de equipar a los sistemas actuales con las herramientas necesarias que están enmarcadas en la industria 4.0. Un ejemplo es la introducción de sensores de registro de datos, algo que facilitaría la optimización del proceso de producción, además permitiría el desarrollo de nuevos modelos de negocio como ya hemos comentado anteriormente.

Qué papel tiene la industria 4.0 en la transición energética

La eficiencia energética es un factor clave de competitividad, expertos como Javier García Breva explican que se debe a que reúne las características asociadas a una estrategia industrial basada en productos competitivos, con menores costes energéticos y mayor demanda de mercado, a esto sumamos la innovación que representa un valor añadido a la eficiencia energética.

A la hora de llevar a cabo la transición, es necesario tener en cuenta tres criterios, eliminar los incentivos al consumo que no tengan eficiencia energética, utilizar en mayor medida recursos propios, y que el consumidor se encuentre en el centro del sistema energético, siendo parte activa de la gestión de la demanda.

Existe una serie de tendencias que van a cambiar la configuración de las actividades productivas, esto derivará en la cuarta revolución industrial, la primera fue la transición de producción manual a producción mecánica, la segunda fue la producción en masa, la tercera estuvo marcada por la automatización y la cuarta está marcada por el uso de internet, los sistemas cibernéticos, los robots, la digitalización, la transición energética y la ciberseguridad.

La inversión en varias tendencias en vez de inclinarse por una sola, se traducirá en la diversificación de la cartera industrial y el aumento de la pluralidad.

Es necesaria la transición, hoy en día la antigüedad de las instalaciones de producción es elevada y existe una razón de peso para ello, la crisis económica que ha afectado a muchos países del mundo ha provocado que se aplazasen inversiones que abrían propiciado los cambios mucho antes, es por ello que ahora se habla tanto de la industria 4.0 y lo que puede llegar a representar y aportar.

Merece la pena destacar que algunos países son muy conscientes de la importancia de la aportación de la Industria 4.0, es el caso de China, donde la economía se encamina hacia un mayor consumo interno, facilitando el desarrollo de la industria del futuro.

Desde el punto de vista industrial, los servicios interconectados e internet deberán basarse en los siguientes principios básicos de diseño:

  • Interoperabilidad, es decir, la interconexión de materiales, elementos y recursos humanos a través de internet y sus servicios.
  • Descentralización, la capacidad de que los objetos conectados de la industria tengan capacidad de decisión autónoma.
  • Virtualización, la empresa inteligente debe contar con una copia virtual donde se muestre la información de sistemas, sensores, modelos de simulación, etc.
  • Orientación de servicio, la capacidad de ofrecer un catálogo de servicios que facilite la interacción y creación de nuevas aplicaciones que aporten un valor añadido.
  • Capacidad en tiempo real, captura de datos, análisis y toma de decisiones en tiempo real.
  • Modularidad, es decir, flexibilidad a la hora de sustituir, añadir o retirar nuevos elementos.

Aquí juega un papel fundamental la introducción de tecnologías de la información de las que ya hemos hablado, como el Big Data o la Inteligencia Artificial, para el desarrollo de modelos mas sostenibles y eficientes de consumo y producción de energía, y la conexión de esta información digital con el mundo físico mediante el Internet de las Cosas o la Realidad Aumentada entre otras.

Esta interconexión entre mundo físico y digital, permite la medición y gestión de la energía de un modo hasta ahora nunca visto, de modo que es posible prevenir y corregir ineficiencias en tiempo real, y la toma de decisiones en base a modelos matemáticos predictivos.

La aportación de la industria 4.0 al sector de la energía marca un antes y un después en el modo de trabajar y actuar, una auténtica revolución que se multiplicará y cambiará de forma continua el sector energético a medida que la tecnología continúe avanzando.


¿ERES UN PROVEEDOR DE SOLUCIONES TIC
Y QUIERES APARECER EN ESTE PORTAL?


¿ERES UNA EMPRESA Y NO ENCUENTRAS LO
QUE ESTÁS BUSCANDO?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe, cada dos semanas, todas las novedades sobre las tecnologías de la información para empresas.

PATROCINADORES

COLABORADORES